image


Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!

El nuevo poder de la sociedad civil

¡Forma parte! 
 

ENVÍA TU CARTA AL
CONGRESO AHORA  

Protesta ciudadana.
Hemos redactado una carta de protesta: un ERE al cuerpo político. Ahora puedes firmarla para que llegue a todos diputados y senadores desde tu propio correo electrónico y con tus datos, de tú a tú.
¿Quieres ver cómo lo hacemos?

Contribuye a difundir el mensaje vía facebook, twitter, SMS, cadenas de mail.
Intentemos que este mensaje llegue al máximo número de personas para que la protesta sea eficaz.



Enlaces Relacionados
    
Blogs Amigos
    

 



Crisis económica, una oportunidad para el cambio
  Aprender con los Blogs  >  Filosofía

La formación en diferentes materias es imprescindible para descubrir nuestro propio poder y esas cualidades únicas, que cada uno de nosotros tenemos. Estamos intentando que personas especializadas en diferentes materias nos hablen sobre distintos temas que puedan ser importantes para nuestro desarrollo: economía, política, historia, filosofía, sociología, psicología, espiritualidad...

También es importante que nos envieis vuestros artículos para publicarlos en esta sección.

Somos conscientes, que en muchas ocasiones, algunos artículos pueden resultarnos difíciles de leer por falta de algunos conocimientos de base en ese tema específico. Nuestra intención es ir comentándolos entre todos y facilitar la labor de comprensión. No dudeis en preguntar sobre cualquier término o concepto que no os resulte comprensible, por básico que os parezca.

20



Como consecuencia del último debate generado este fin de semana en torno al tema de los controladores aéreos, de las posibles divergencias en cuanto a planteamientos o puntos de vista ante un mismo hecho, propongo la lectura de este artículo de Sonia Abadí sobre un nuevo modelo de pensamiento: El pensamiento en red.

EL PENSAMIENTO EN RED: UN MODELO INTEGRADOR ENTRE EL PSICOANÁLISIS, LAS NEUROCIENCIAS Y LA NUEVA CIENCIA DE LAS REDES
Sonia Abadi (APA)

Hace ya más de un siglo la comprensión del ser humano fue revolucionada por el psicoanálisis, que sostenía, entre otras hipótesis, que nuestro funcionamiento mental y emocional se expresaba de dos modos. Un primer modo conocido desde siempre, en que las ideas y grupos de ideas se conectan por relaciones lógicas de causa efecto, racionales, secuenciales y coherentes. A este sistema que utilizamos para razonar, Freud lo llamó proceso secundario.

Pero también sostuvo que existía otro modo de conectar las ideas entre sí por lazos ilógicos, absurdos, sin coherencia temporal, con frecuencia por medio de atajos. El psicoanálisis denominó proceso primario a este segundo modo y lo definió como la dinámica del inconsciente.

Más adelante otros desarrollos mostraron la integración, sintonía o interfaz entre esos dos modos de conectar las ideas. Lo notable es que entre el pensamiento lógico y los atajos del inconsciente es dónde se producen ciertos fenómenos de una importancia enorme para el desarrollo de las potencialidades del individuo, la forma en que nos relacionamos y la creación de cultura. Los efectos de este entramado entre la razón y lo inconsciente son habilidades como la intuición, la empatía, el sentido del humor y la creatividad.

Hoy una nueva revolución en las neurociencias nos muestra un funcionamiento de las neuronas en redes de gran plasticidad, conectadas de modos diversos y versátiles, que confirman las hipótesis psicoanalíticas.

Por otra parte, si estudiamos unas de las ciencias más jóvenes, la dinámica de las redes complejas, aprenderemos que todas las redes vivas están compuestas de lazos ordenados, coherentes, formales y también de lazos azarosos, informales, de gran versatilidad y con tendencia a la expansión. Y que estos dos tipos de lazos producen efectos de red que pueden ser utilizados y aplicados en múltiples campos.

Mi búsqueda personal y científica me llevó a investigar estas tres aéreas del conocimiento.

En la intersección e integración de estas disciplinas desarrollé un modelo que llamé Pensamiento en Red y que muestra la afinidad y continuidad entre las redes neuronales, las redes del pensamiento, las redes sociales y todas las redes vivas. Esta dinámica se puede explorar y reconocer pero también desarrollar y entrenar. Hoy este modelo me permite trabajar con el potencial creativo de las personas, expandiendo tanto su desarrollo como su capacidad de generar vínculos productivos, inspirados e inspiradores.

Un nuevo escenario

En el escenario actual todas las fronteras se han relativizado y nos encontramos en la búsqueda de una comprensión del mundo más integradora. Como alternativa a las restricciones históricas y el reduccionismo que caracterizaron al pensamiento científico clásico, accedemos a una integración de saberes diversos, interconectados y en transformación.

En el conocimiento estamos asistiendo al surgimiento de un nuevo paradigma de las redes, verdadera revolución epistemológica que aparece en los años recientes. Este paradigma de redes alcanza tanto a las llamadas ciencias humanas como a las ciencias “duras”, tales como la física y las matemáticas. Y trae nuevos desafíos, nuevos riesgos y nuevas oportunidades.

La física cuántica, las matemáticas, la biología molecular, la sociología y la psicología comienzan a establecer nexos y correlaciones entre todo lo vivo, la energía y la materia, el orden y el caos, el azar y el determinismo. En este contexto ya no podemos explicar el mundo de acuerdo con leyes absolutas e inmutables.

Pero más aún, nos encontramos ante una nueva comprensión de los procesos mentales.

Desde diversas disciplinas aparece la noción de que el pensamiento científico y el artístico pasan de ser sistemas separados a complementarios y entramados. Así vemos que la razón y la intuición, la ciencia y el arte, se revelan como formas complementarias de aprehensión y transformación de la realidad.

Y si bien estos dos tipos de pensamiento han operado desde siempre tanto en la mente de los científicos como en la de los artistas, recién ahora comprendemos en su total dimensión la riqueza de este modelo para interpretar el nuevo paradigma de las redes, que hoy coexiste con el clásico paradigma de fronteras.

El paradigma de fronteras implica no solo la división del mundo en estructuras, clases sociales o países, y su consiguiente riesgo de exclusión y enfrentamientos, sino un modelo mental que fragmenta la realidad como modo de conocimiento, que ignora que es imposible comprender las cosas sin comprender la relación entre ellas. En el nivel del pensamiento, el paradigma de fronteras se llama reduccionismo.

El paradigma de redes considera la realidad como un sistema abierto de conectividad ilimitada, integra lo diferente, favorece la circulación de ideas, es expansivo e innovador. En su aspecto vital, es una trama que modula, diversifica y expande la civilización, aunque en su aspecto maligno, por su gran velocidad de dispersión, puede ser el campo propicio para la depredación y la propagación acelerada de la destrucción.

Y si bien los seres, los sistemas y las ideas nos resultan inquietantes a causa del exceso, la incertidumbre y lo enmarañado, cualquier intento de fragmentar lo intrincado llevaría a la mutilación y el empobrecimiento. A su vez, pretender unificar lo diverso en estructuras rígidas regidas por el orden y las jerarquías encamina a la construcción de un sistema cerrado y fosilizado.

Ya nadie puede quedar fuera de los saberes emergentes que están transformando nuestro pensamiento y nuestro modo de vivir y trabajar.

Si el mundo viene en formato red y el saber se está integrando en redes, cada vez más nuestro modo de pensar tendrá que ser capaz de instrumentar la complejidad y las diferentes formas de aprehensión del mundo y de las ideas.

Un punto de partida: el psicoanálisis como modelo de redes

A comienzos de 1900, Freud desarrolla el concepto de inconsciente como una red mental de conexiones ilimitadas, capaz de asociar ideas y grupos de ideas de infinitas maneras. Postulará dos tipos de pensamiento: uno que responde a la lógica y es consciente, y otro que puede prescindir de ella, es en gran parte inconsciente, y permite establecer conexiones entre lo alejado, lo diverso y aún lo opuesto.

Freud nos enseña también que si bien el inconsciente es una red infinita, no logramos utilizar gran parte de su potencial, a causa de las fijaciones libidinales y las experiencias traumáticas.

Al desvelar un sistema de pensamiento que escapa a la lógica formal, en la que los opuestos coexisten, y al incorporar los recursos de la asociación libre de ideas, la atención flotante y la empatía como formas de percepción, la razón y la intuición dejan de ser compartimientos separados.

Alrededor de 1950, Donald W. Winnicott desarrolla la teoría acerca de una zona intermedia del funcionamiento mental en donde las dos formas de pensamiento coexisten, en un contrapunto que sostiene lo consciente junto a lo inconsciente. Pero además, este modelo explora el espacio intermedio entre la realidad interior y la realidad externa. Propone un pensamiento que no se despliega dentro de la mente sino entre el ser y lo que le llega de afuera. Un sistema abierto donde la comunicación fluye entre el mundo interno y el entorno.

Pero a su vez el psicoanálisis parece ser una ciencia derivada del paradigma de fronteras y una precursora del paradigma de redes.

Repasemos los conceptos derivados del paradigma de fronteras: la represión que separa inconsciente y preconsciente, la barrera anti-estímulos frenando la invasión del mundo externo, la demarcación en espacios o instancias, el dualismo pulsional, el conflicto, la escisión. Y las dos tópicas que dieron lugar a dos versiones de la cura: “hacer consciente lo inconsciente” y “donde era el ello deberá advenir el yo”. Dominio de la razón sobre lo irracional, del orden sobre el caos.

En la teoría kleiniana son conceptos de frontera, la identificación y la proyección. También la identificación proyectiva, que expresa la precariedad de las fronteras del yo. Barrera de contacto, pantalla de elementos beta, serán los aportes de Bion para examinar y calificar la consistencia de los muros del aparato psíquico. En la teoría lacaniana será la forclusión la que deja un significante fundamental fuera de las fronteras del universo simbólico.

Por su parte, las etapas de la libido serán un intento de delimitar fronteras temporales: fijación y regresión, recuerdo y repetición, nos hablan de un sujeto determinado por su historia. En la técnica el encuadre, en la psicopatología los pacientes borderline y fronterizos, convocan también a pensar en fronteras.

Desde esta perspectiva sólo puede pensarse en términos de división y confrontación de dos espacios o tiempos inconciliables: dentro o fuera, antes o después. En este supuesto está implícita la noción de un ser con fronteras fijas y una identidad consumada en la infancia, condenada a un destino irrevocable.

Pero el psicoanálisis también aparece como legitimación de la trama secreta que subtiende al pensamiento formal, con los conceptos de inconsciente, asociación libre y atención flotante. Su originalidad estriba en haberse adelantado a su tiempo develando y a la vez creando el paradigma de la red.

Condensación, desplazamiento, transferencia y contratransferencia, pertenecen a este modelo. Y la técnica de interpretación de los sueños y los síntomas. También una versión de la cura que habla de desligar y liberar: deshacer los falsos enlaces entre afectos y representaciones, analizar la transferencia.

En la clínica, la apelación a la asociación libre intenta aflojar la trama psíquica. En esta versión, la cura consiste en liberar las representaciones y los afectos de sus anudamientos para que las cadenas asociativas que quedaron cautivas puedan recuperar su disponibilidad y ser utilizadas en nuevos pensamientos y experiencias inéditas. Este modelo apunta también a la disolución de las consolidaciones caracterológicas defensivas, residuos de lo traumático, recuperando la plasticidad y mutabilidad de lo psíquico.

Otras formas no lineales de conocimiento: algunas teorías

El epistemólogo e historiador italiano Carlo Ginzburg relata cómo, hacia fines del siglo XIX, surgió en el ámbito de las ciencias humanas la necesidad de un nuevo paradigma, hasta entonces ampliamente usado en la práctica pero poco teorizado.

Se trata de una milenaria táctica de construcción de conocimiento aplicada a lo único e individual: el método indicial, que no recurre a leyes generales ni sistematizaciones. Ginzburg nos relata cómo este paradigma de lo único fue recuperado por tres disciplinas cuyo objeto de estudio son los fenómenos individuales: la historia del arte, la criminología y el psicoanálisis.

Entre 1874 y 1876, el médico y crítico de arte italiano Giovanni Morelli creó un sistema para reconocer la legitimidad de una obra de arte. El modo imperante hasta aquel momento había sido considerar las características más notorias que definían a cada artista. Morelli sostuvo que esas eran precisamente las más sencillas de imitar, y propuso detectar en cambio los detalles menos evidentes, que él atribuía a rasgos inconscientes y expresiones involuntarias de la personalidad del artista.

Estos datos marginales son reveladores, porque constituyen los momentos en que el control del artista se relaja, y cede su lugar a impulsos espontáneos, “que se le escapan sin que él se dé cuenta”.

Por su parte, en las décadas de 1880 y 1890, el escritor inglés Arthur Conan Doyle publicó una serie de novelas protagonizadas por un personaje que llegó a hacerse célebre: el detective Sherlock Holmes. Como afirma Carlo Ginzburg, el método criminológico de Holmes se asemeja notablemente al método crítico de Morelli.

Para la misma época, en Viena, Sigmund Freud postulaba la exploración del inconsciente mediante una técnica que revela complejas constelaciones de conflictos reprimidos a través de signos y síntomas aparentemente sin sentido o insignificantes. Freud recupera e interpreta ciertos datos marginales reveladores de la historia, la personalidad y los conflictos de cada persona. A este método indicial lo denominó psicoanálisis, y él mismo reconoció su parentesco con el sistema de Morelli.

En ninguno de estos casos se recurrió a medir con precisión, detectar generalidades, formular leyes. El paradigma indicial no es un paradigma de lo universal, sino un paradigma de lo particular.

Sin embargo, como lo destaca Ginzburg, este modo de conocimiento sólo está al alcance de un experto. Aquel a quien en el arte se suele llamar connaisseur o entendido. Sus características son una gran intuición, en parte innata y en parte desarrollada, una vasta experiencia, y la capacidad de poner su mente en un estado de atención no focalizada, permeable a los indicios, sin prejuzgar los datos, y permitiendo que el conocimiento se integre a través de él.

Esta atención flotante es necesaria para que los otros recursos puedan ser activados, ya que cualquier intento de forzar la intuición concluye en frustración, o peor aún, en la construcción de falsas verdades a partir de un procedimiento racional, delirantemente explicativo.

En un segundo tiempo, la mente lógica procesa y “revela” los indicios, construye conjeturas y extrae conclusiones.

Hoy las ciencias humanas redescubren este nuevo y antiguo saber. La intuición, la recopilación de indicios no evidentes y la empatía son formas de conocimiento sutiles y enriquecedoras, que habían sido desprestigiadas y descartadas por el racionalismo. Las ciencias conjeturales, cuya herramienta básica es el método indicial, se ocupan de reconstruir la realidad a partir de indicios hábilmente seleccionados y compaginados.

Cada vez se ha hecho más evidente en las ciencias humanas la necesidad de un método que nos permita entender lo único e irrepetible.

Pero por otra parte, nuestros saberes sobre estas herramientas han avanzado gracias a la investigación empírica, lo que nos permite revalorizar su calidad y precisión.

En los últimos años, varios textos –en particular el best seller Blink de Malcolm Gladwell investigan empíricamente y generan estadísticas acerca de la capacidad de predicción del pensamiento intuitivo. Este autor estudia también el funcionamiento de la empatía como herramienta de comunicación.

Las neurociencias: del cerebro al pensamiento

Hoy sabemos más acerca del funcionamiento neuronal para comprender la ingeniería de los procesos mentales, pero también de cómo el cuerpo, las emociones y la experiencia transforman nuestro cerebro y nuestra visión del mundo. Lo notable es que estos descubrimientos acompañan las hipótesis psicoanalíticas. Algunos hitos de los recientes años.

El neurólogo suizo Roger Wolcott Sperry, premio Nobel de Medicina en 1981, estudió en detalle las funciones y características complementarias de ambos hemisferios cerebrales: el izquierdo, que rige el pensamiento lógico e instrumental, relacionado con el lenguaje; y el derecho, el de las emociones, la intuición, lo relacional y lo visual.

Sabemos que entre ambos hemisferios se halla el cuerpo calloso, compuesto por unos doscientos millones de fibras nerviosas que conectan entre sí a las dos partes del cerebro, integrando las dos formas de funcionamiento.

En la cultura occidental, los patrones de educación formal tienden a generar un mayor desarrollo del hemisferio izquierdo, que, al ser el dominante, envía órdenes al hemisferio derecho a través del cuerpo calloso. La mayoría de estas órdenes son inhibitorias. Esto quiere decir que, en términos generales, el hemisferio izquierdo reprime la imaginación desbordada, frena la sensibilidad excesiva, censura las ideas extravagantes.

Por otra parte el estudio de la actividad eléctrica del cerebro ha permitido establecer la existencia de diversos tipos de patrones rítmicos llamados ondas. Dichos patrones cambian de acuerdo con el tipo de actividad que realiza el cerebro (sueño o vigilia, meditación o lucha, etc.).

Mencionaremos las ondas cerebrales alfa, relacionadas con el soñar y el fantasear, y las ondas beta, ligadas con el estado de alerta y la preparación para la acción.

Hace pocos años, se realizó una experiencia con jugadores de golf. Se les colocó un casco que tomaba mediciones de sus ondas cerebrales y las registraba en una pantalla. Se comprobó así que el cerebro de los grandes maestros, en el momento de pegar el golpe, operaba con predominio de ondas alfa, un estado de relajación similar al trance. El golpe resultante era preciso y de gran potencia.

Sometidos a la misma prueba, los golfistas principiantes mostraron un predominio de ondas beta, por lo que, contrariamente a lo que podría suponerse, sus golpes salían tensos y contenidos, con menos fuerza y precisión.

Entre los años 1984 y 1994, diferentes investigadores estudiaron la aparición de las ondas alfa en diversas actividades y también su debilitamiento en determinadas condiciones.

Constataron que el aumento de estas ondas mejora la fluidez en la creación de conceptos e imágenes, y en la resolución de problemas. Por otra parte, los mismos estudios demostraron que el agotamiento por estrés debilita en forma duradera las ondas alfa y genera un exceso de ansiedad, demasiada conexión con lo externo y poca flexibilidad para resolver problemas.

Por otra parte, se descubrió que las neuronas también responden a la dinámica de redes.

Los neurólogos Wolf Singer y Lago Fernández en Madrid, a fines de 1999 revelaron que el funcionamiento neuronal está configurado por lazos ordenados, que siguen una secuencia lógica, pero también por otros links azarosos, aleatorios, y que funcionarían como atajos o saltos del pensamiento.

Hoy sabemos que las conexiones pueden perderse, recuperarse, y establecer nuevos circuitos a partir de nuevos links y caminos alternativos, a través del entrenamiento y de la interacción con otras personas.

Al nacer, el cerebro de un bebé está formado por 100 mil millones de neuronas, casi la misma cantidad de estrellas que hay en la Vía Láctea.

Poco después del nacimiento, el cerebro, en un Big Bang de exuberancia, produce millones de conexiones entre las neuronas. Poco a poco, irá eliminando aquellas conexiones que no han sido utilizadas. Las experiencias y vivencias generan estallidos espontáneos de conectividad, reforzando algunas sinapsis, mientras que las que no son activadas se atrofian.

La complejidad de una Red se construye. La incorporación de conocimientos y experiencias incrementa la trama de las conexiones entre neuronas. Es decir que, a mayor ejercicio de la creatividad y a mayor experiencia, más poderosa será nuestra Red neuronal.

Otro punto de partida: el estudio de las redes complejas

La ciencia de las redes estudia los diferentes tipos de redes, y muestra cómo están constituidas las llamadas redes complejas, que son la trama del funcionamiento esencial de todos los sistemas vivos. Éste es un conocimiento reciente, innovador, sorprendente.

La ciencia de Redes tiene su origen en las matemáticas, fue desarrollada por la física y se aplica en la epidemiología, el estudio de grupos y sociedades, las campañas de marketing, las estrategias económicas, la ecología, la biología, y también las conexiones neuronales.

Las redes complejas, trama del funcionamiento de todos los sistemas vivos, están formadas por nodos enlazados de diversas maneras, con unas conexiones ordenadas según diferentes patrones y otras que son aleatorias.

El sociólogo Duncan Watts y el matemático Steven Strogatz (Universidad de Cornell, 1998) descubrieron que cuando se agrega un link aleatorio a una red ordenada, se acortan las distancias entre un punto y otro, aumentando exponencialmente la conectividad de toda la red.

Y  lo más sorprendente es el corolario de esta ley: cuanto mayor es la red, menos son los lazos aleatorios que se necesitan para mejorar su conectividad total.

Llevado al funcionamiento mental, podríamos decir que una mente que posea más vías de acceso a su capital de ideas y menos anudamientos o cortes patológicos tendrá mayor libertad asociativa, con mejor conectividad entre grupos de ideas, y por lo tanto mayor creatividad.

Pero, además, una mente curiosa y preparada, con amplitud de intereses, necesitará de apenas unas pocas operaciones mentales para generar resultados originales.

Por su parte, el sociólogo Mark Grannovetter estudió, algunos años antes (1973), la función esencial que cumplen los lazos habitualmente considerados débiles en la conectividad total de una Red. Los lazos débiles son aquellos que conectan puntos que tienen “poco que ver” entre sí, los que tienen vínculos distantes, indirectos o aparentemente poco significativos.

Lazos fuertes, por ejemplo, son los que nos unen a personas muy cercanas, como nuestra familia y nuestros amigos más próximos. Lazos débiles son aquellos circunstanciales que generamos en un viaje, un curso, un encuentro casual. Los lazos fuertes le dan consistencia a nuestra Red y los débiles le dan expansión.

En el funcionamiento mental, los sistemas de ideas altamente consistentes operan como anudamientos, consolidando excesivamente los lazos fuertes e impidiendo la apertura tanto hacia las nuevas ideas como hacia las nuevas relaciones.

Por otra parte, se descubrió que el cerebro humano también responde a una dinámica de redes complejas, con neuronas conectadas por lazos ordenados que siguen una secuencia lógica, y otros aleatorios y que funcionarían como atajos. En el modelo psicoanalítico de la mente, estos se corresponderían con la intuición, la empatía, el sentido del humor y la creatividad.

Laszlo Barabassi, el físico de las redes, estudia estructuras de sistemas complejos, especies en un ecosistema, personas en una sociedad, nodos de internet. Y afirma en su “Linked, la nueva ciencia de las redes” (2002), que el descubrimiento de que, todos los sistemas vivos funcionan como redes complejas, que incluyen el orden y lo aleatorio, no es una revolución sino apenas una revelación.

El Pensamiento en Red

El modelo teórico técnico que he llamado Pensamiento en Red es un modelo transdisciplinario que integra conceptos del psicoanálisis, avances de la neurobiología y la dinámica de las redes complejas. Deriva del reconocimiento y la legitimación del paradigma de redes implícito en la teoría freudiana, se apoya en la noción de transicionalidad winnicottiana,  como sistema de integración de proceso primario y secundario y como sistema de construcción intersubjetiva, y se aplica a la comprensión del pensamiento y sus inhibiciones.

La noción de Pensamiento en Red toma en consideración tres niveles entramados. La integración del pensamiento intuitivo con el lógico lineal, la incorporación de la atención flotante a la atención focalizada, y la conexión empática con el otro. Es en estos estados dónde se despliegan tanto el pensamiento creativo como las experiencias creativas compartidas.

El Pensamiento en Red es un recurso que pone en valor una capacidad innata, que se suele perder con la educación formal: nuestra habilidad natural para desenvolvernos en los sistemas de redes. En la jerga de Internet, de navegar las redes. Esa capacidad es la que el Pensamiento en Red busca recuperar, reconocer, legitimar y poder usar a voluntad.

El concepto de Pensamiento en Red devela un pensar que no es individual ni colectivo sino conectivo, que se da en el espacio intermedio entre un pensamiento y el otro.

Cuando el pensamiento opera en estado de asociación libre y atención flotante, los estímulos no actúan sólo como generadores de respuestas lineales o reacciones defensivas sino que se difunden por la trama de ideas operando a la manera de una “fuente de inspiración”.

Por oposición, en estado de atención focalizada los estímulos son percibidos como amenazas que incitan a la defensa, cerrando la red del pensamiento.

Y este Pensamiento en Red no es sólo intelectual, sino que integra siempre lo emocional y lo corporal. Hoy sabemos notablemente más acerca del funcionamiento de la mente, y de cómo desarrollar funciones que antes considerábamos genialidad innata de unos pocos, o educación privilegiada de otros.

Pensamiento en Red, a la vez que un modelo teórico, es un método de entrenamiento que integra las diversas formas de conocimiento. Así, la intuición se transforma en aliada de la inteligencia en vez de oponerse a ella. Las emociones no crean confusión sino que refuerzan la certeza respecto de lo que percibimos objetivamente. La creatividad se concreta en realizaciones.

Pensamiento en Red es la activación y entrenamiento de un estado de la mente que permite estar a la vez, imaginando y realizando, interactuando con los otros y el mundo. Es un modelo necesario para percibir y procesar las nuevas formas de presentación de la realidad: un universo abierto, interconectado y en constante fluir.

Publicado en: Filosofía
Email del autor: 26390eir@comb.es

Actions: E-mail | Permalink | Comments (45) RSS comment feed |
Compártelo
Agregar 'El pensamiento en red' a Del.icio.us Agregar 'El pensamiento en red' a digg Agregar 'El pensamiento en red' a menéame Agregar 'El pensamiento en red' a Technorati Agregar 'El pensamiento en red' a Google Bookmarks Agregar 'El pensamiento en red' a Live-MSN Agregar 'El pensamiento en red' a FaceBook Agregar 'El pensamiento en red' a Twitter

Post Rating

Comments

Esther
# Esther Ibáñez
domingo, 19 de diciembre de 2010 23:13
Creo que solo una persona entenderá el por qué de la imagen que ilustra este artículo. Aunque nunca se sabe...
German  Pinto
# German Pinto
lunes, 20 de diciembre de 2010 7:48
Nada puedo comentar salvo que internet ha revolucionado nuestras vidas para bien o para mal.eL RESTO DEL ARTÍCULO ME SUPERAAAAAAAAAAA,creo que va dirigido a especialistas en la materia.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 20 de diciembre de 2010 9:05
Germán, lo iremos simplificando a medida que lo comentamos.
Como se trata de un concepto nuevo, una nueva forma de pensar, es dificil de entender a menos de que se experimente.
Creo que el sistema que utilizamos aquí para debatir, intentando respetar opiniones distintas, utilizando exclusivamente el lenguaje escrito favorece este tipo de pensamiento.

No se trata tan solo de utilizar exclusivamente la razón para debatir, también de dejarse permeabilizar por otras opiniones reduciendo nuestra actitud defensiva ante razonamientos que conducen a opiniones contrarias. Cada uno de nosotros contempla una parte de la verdad y un estado de relajación mental permite la integración de los opuestos.

Por ejemplo, ayer en el debate se establecieron dos polos, uno el de Sagrario, denunciando las manipulaciones del sistema y otro el de Chus, denunciando un exceso de queja ante la visión de un poder único que nos manipula, exponiendo que todos formamos parte de él. El resto de personas que participamos en el debate nos congregamos en uno u otro polo. Pere Feliu fue capaz de mostrar esta polarización de pensamiento.

Probablemente la realidad sea una fusión entre estos dos opuestos integrando a su vez otros matices como por ejemplo el de la crítica constructiva que aportó Eduardo.
Lali
# Lali
lunes, 20 de diciembre de 2010 10:44
Gracias Esther por el artículo. Le he hecho una leída en Diagonal y tengo ganas de meterme a fondo. Sí, lo de la polaridad en el debate está muy bien, me gusta mucho la idea.
Luego vuelvo
:-)))
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 20 de diciembre de 2010 11:39
Tras la "ausencia" del fin de semana... este artículo me parece una joya, como Lali, lo leere con calma. De entrada: vaya el agradecimiento por colgarlo... Así, en diagonal, me parece muy importante, fundamental a la hora de pensar hoy... muy interesante será el debate y... muy interesante su ayuda a la hora de pensar el asunto WikiLeaks... (de ahí el acierto de colgarlo a raíz del artículo sobre los controladores) Gracias
Maria Oliver
# Maria Oliver
lunes, 20 de diciembre de 2010 11:42
Y, se me escapa y hasta escurre, lo del Kingkong del encabezado, aunque sospecho quién debe conocer la razón del porqué y el para, jajaja ;-)
Eduardo Martinez
lunes, 20 de diciembre de 2010 12:11
Aquellos que tengan interés en profundizar en la materia, pueden bajarse el libro que recomienda la autora de Malcolm Gladwell y algún otro del mismo autor, del siguiente enlace:

http://search.4shared.com/q/1/Gladwell

Gracias Esther por tu aportación. Aunque algo demasiado técnica, aporta algunas ideas que pueden ser inteligibles para entender lo complejo que es el cerebro y nuestras creencias.

Saludos, Eduardo
Nacho
# Nacho Rivera
lunes, 20 de diciembre de 2010 14:00
Gracias Esther.

Me gustaría hacer una larga aportación a este artículo... para no caer en el reduccionismo de las teorías sistémicas, y llevarnos a pensar que todo es tan fácil como apretar un botón de nuestro adormilado cerebro(mecanicismo, conductismo, cientificismo) y ya podemos empatizar todos juntos y felices... desgraciadamente es más complicado que eso.

A falta de tiempo (intentaré extenderme más en otro momento...) Os dejo esta frase.

"La cosa más importante es aprender como cambiar de perspectiva. La palabra que Buda usó para "sufrimiento" se refiere a estar atascado en una perspectiva."
Genpo Roshi.

El trabajo es largo.

Abrazos.
Nacho
# Nacho Rivera
lunes, 20 de diciembre de 2010 14:08
Espero que en esta historia entre bella y bestia, opresor y oprimido, gane el Amor... La unión entre lo racional y lo transracional.
Carles Nebgen
# Carles Nebgen
lunes, 20 de diciembre de 2010 17:32
Esther, como me has nombrado en un post del artículo de Sagrario, solo quería deciros que llevo unos días liadísimo, pero que os leo igualmente (En lectura rápida, eso sí), pero que no he desaparecido. Me sabe mal no haber participado en el debate del anterior artículo, así como en este.
Si hay algún pagano entre los presentes, desearos un Feliz Solsticio de Invierno, que se celebra mañana.
Un rito que podeis realizar este día:
Necesitais dos velas (en total), y dos papeles y un bolígrafo o lapiz por persona.
Encended una vela y meditad que habeis hecho hasta ahora y quienes sois. Escribid en un papel los aspectos personales y las circunstancias que no os gusten. Prendedle fuego al papel con la llama de la vela. (Esto hacedlo en el balcón, para evitar llenar la habitación de humo, con cuidado de que no se apague la vela). Volveis adentro. Meditais cómo quereis ser, qué circunstancias deseais y qué proyectos quereis realizar. Lo escribís todo en otro papel. Entonces con la llama de la vela, encendeis la otra vela. La llama de lo viejo enciende la nueva vida, el nuevo ciclo. Sed conscienties de lo que significa. No lo hagais mecánicamente. Apagais la llama de la vela vieja, y repetís la operación de ir al balcón para quemár el papel con la llama de la vela nueva.
Esto es para hacerlo mañana por la noche. Además es el día del eclipse de Luna, por si fuera poco.
Lo hagais o no, os deseo mucha felicidad y nuevos proyectos.
chus
# chus
lunes, 20 de diciembre de 2010 20:12
Ya voy... Es que había empezado una de mis parrafadas en el cuadrito de la página, bajo el último post, y ya estaba todo motivado, cuando, al pinchar un link de una imagen, y cambiar de web, zas, me quedé si el texto... Así que me lo tomé como un aviso y me fui a echar la siesta y recuperarme que falta me hacía.
Germán, estoy contigo. El artículo es estupendo, pero duro de leer, por las nomenclaturas, las referencias y los postulados. Pero es estupendo. A mi me resulta inteligible porque yo he llegado a ese mismo escenario, a ese valle misterioso, a la isla de King Kong, desde otra frontera, desde mis inclinaciones por ciencias y avenidas menos ortodoxas que la de nuestra brillante autora, y que aún me da pudor y respeto tratar de exponer, en parte porque el perrito guardián de nuestro intelecto no está habituado a admitir la cercanía de tales vecinos.
El artículo, Germán, plantea una cosa sencilla: Todo está conectado, y todos estamos conectados. Más al fondo queda lo de que El Todo es Uno (El Kybalion), pero el énfasis se hace en las conexiones, en las comunicaciones de esa unicidad. Dentro de lo mismo me ha sido fácil extraer o recobrar la visión de que el microcosmos (el ser humano) y el cosmos, se corresponden. Lo mismo que ocurre en un cerebro, ocurre en el Todo y en sus conexiones, entendiendo el Todo como un mar de frecuencias vibratorias que responden y corresponden a la consciencia y su actuación. Todo vibra y resuena.
Germán, si coges un piano y tocas un “do”, estás haciendo vibrar una onda que tiene determinada frecuencia. Si duplicas esa frecuencia, determinada cantidad de veces, (y después de pasar por otras notas de la escala) llegas a un “do” más agudo. Si continuas, llegas a otro “do” más agudo, sigues y superas el espectro audible, sigues, y tras determinadas multiplicaciones, y de octavas, de repente resulta que estás en el espectro visible, y que te encuentras con una correspondencia del “do” ¡en color! (el rojo.) Sigues multiplicando y rebasas el espectro visible por el ultravioleta, llegando a losRayos X, sigues, y llegas a los Gamma… Y por debajo de los infrarrojos, teníamos otra gama...
Todo ese campo de frecuencias tiene sus resonancias armónicas. Incluso nuestros pensamientos tienen una fórmula vibratoria electromagnética, incluso nuestras palabras, con su correspondencia respectiva.
A esto le juntas la naturaleza real de nuestros cuerpos físicos, que no casa con esa percepción de solidez y densidad que mantenemos, puesto que nuestros cuerpos físicos en realidad son campos electromagnéticos vibrantes que aglutinan la materia orgánica e inorgánica en determinadas fases de vibración, es decir, en determinados “acordes” o “notas” vibrando, pulsando. No somos sólidos. Nos atraviesan las radiaciones. Si no fuera por los campos electromagnéticos que repelen las moléculas del cojín de mi sillón y las de mis posaderas, la gravedad haría que atravesase el cojín, que me fundiese con él. No somos sólidos. Estoy escribiendo en un portátil y el modem wifi está en otra habitación, donde está escribiendo mi hijo en el ordenador. Sin embargo, por mor de un misterioso hechizo tecnológico, determinadas ondas están atravesando las paredes y mi cuerpo, y puedo comunicarme con la página, a la velocidad del pensamiento.
Todo esto lo digo para plantear de una forma algo asequible la posibilidad de una interconexión real entre los armónicos de ese mar de frecuencias vibratorias que es la Vida una en su totalidad y entre sus expresiones particulares.
Lo que sugiere el artículo es la existencia de esa comunicación, y más allá, la existencia de… Un lenguaje. Se trata de un lenguaje al que se alude en muchísimas tradiciones simbólicas, mágicas, herméticas, pseudo-fantásticas. Me recuerda al Lenguaje de “las Palabras de la Creación” que Morgana quería aprender desesperadamente de Merlín en Excalibur, la película mítica. Un lenguaje anterior al del tipo que hemos ido articulando con el desarrollo del intelecto y de las facultades racionales, anterior a “la Torre de Babel”, un lenguaje al que las mentes primitivas anteriores a este desarrollo evolutivo de la razón y la lógica, eran asequibles, aunque no lo dominasen “racionalmente” como solemos usar el pensamiento lógico. Un lenguaje de comunicación con la naturaleza y con el todo. Afortunadamente, ese lenguaje no se ha perdido como pudiera parecer, y aunque se pueden apreciar restos del mismo en la descripción de las tradiciones culturales de las antiguas tribus y en sus prácticas rituales, chamánicas, (curiosamente, Carles nos acaba de proporcionar un ejemplo práctico colateral, muy váildo), el lenguaje sigue vigente. Seguimos comunicados mediante ese lenguaje.
Lo que pasa es que no sabemos procesarlo desde el nivel racional, desde el pensamiento lógico, desde la plataforma de ondas beta que menciona el artículo. Es necesaria otra fase de sintonía, las ondas alfa, por ejemplo, para entrar en onda con las comunicaciones de ese lenguaje.
El modem wifi del otro cuarto sigue transmitiendo. Mi portátil transmite y recibe, y hay algo dentro de ellos que codifica y decodifica, de manera que mis usos lógicos y racionales, expresados en palabras y tecleados gracias a un circuito neural y nervioso en acción, se pueden transformar.
Lo que nos pasa con ese “metalenguaje” o “sublenguaje”, es que hemos perdido los hábitos de codificación y decodificación del mismo, no recordamos o no reconocemos las pautas que activan esa comunicación, y no sabemos entrar en la fase de ondas cerebrales que lo activa o facilita.
Pero estamos empezando a entreverlo y a intuirlo. Y es una de las grandes revoluciones que nos esperan en la evolución de la consciencia. Como internet multiplicado por 1000.
Todos habéis tenido experiencias de ese lenguaje. Todos los días. A algunas, las llamamos coincidencia y sincronía. Esta mañana, de repente pensaba en un amigo, profe de música, porque me apetecía llamarle para ver qué tal le iba con una audición de sus alumnos. A los pocos segundos era él el que me llamaba. Y pasa todos los días, lo que pasa es que el tipo de receptividad habitual no admite esto, no espera lo inesperado, y cuando quiere provocarlo, no lo puede hacer, en parte por que no sabe entrar en fase (de ondas alfa, por ejemplo), en parte porque no sabe entrar en fase… ¡Con la Vida y su flujo! Y mayormente, porque sucumbe a esa agencia tiránica de telecomunicaciones a la que nos apuntamos con los usos habituales del intelecto, que no reconoce otra autoridad que la del despliegue de sus facultades en los límites de sus premisas. Una de ellas es que “nosotros pensamos”, ¿pero que pasa si en lugar de ello… Nosotros “somos” pensados, y al unísono? ¿Qué pasa si adaptamos nuestro biorritmo y ritmo cerebral a esa otra premisa, y variamos a fases de ondas alfa con naturalidad y con práctica y ejercicio, y cedemos un espacio para vivirlo en ese escenario? Pasa, o puede pasar, que entonces empecemos a distinguir las emisiones, las palabras de ese Metalenguaje, que empecemos a reconocer esos otros estímulos y esas otras vías de conexión, de interconexión, que rebasan los límites que asumimos, de forma que hasta ahora solo catalogamos como magia y superstición (desde el intelecto), pero que, gracias a las nuevas perspectivas que se abren, como en las de este artículo, nos están dando nuevos fundamentos para nuestra “fe racional” (paradoja gorda.)

Esther, al leer el artículo y recordar la imagen que has seleccionado para ilustrarlo, me ha surgido la posible solución, la resolución del mito de la Bella y la Bestia, tan poderoso y tan intrigante y sugestivo para nuestro siquismo colectivo. Verás: el mito que nos evoca King Kong, está en la historia de unos exploradores que han oído hablar de una misteriosa isla donde habitan extrañas criaturas. Al llegar a ella, una bella mujer que viaja en la expedición es secuestrada por unos indígenas para ofrecerla en sacrifico a su dios Kong, un fabuloso gorila gigante, que se enamora de nuestra protagonista (rubia) se la lleva a su guarida en el corazón de la isla, y la protege de las demás criaturas, llegando incluso a ser “delicado” con ella. Los hombres rescatan a la chica, capturan al monstruo, lo llevan a la civilización, donde escapa para recuperar a su amada, y es muerto por los aviones, los inventos de la tecnología. El novio de la chica no hace más que rescatarla cuando el bicho se despista o muere.
Bueno, pues resulta que en contraste con este mito, y con evidente conerxión, existe desde hace siglos una “imagen” simbólica que ha sido acuñada en el Tarot, y que muestra los mismos protagonistas, aunque con diferentes funciones: es la Clave 8, la Fuerza.

(Para quien quiera pinchar un diseño): http://farm4.static.flickr.com/3529/3254292036_8ef7185516.jpg?v=0

Aquí, el simio, rey poderoso de la isla misteriosa y de todas sus criaturas, está representado por el león rojo alquímico, el símbolo de la fuerza animal que está activa en todas las expresiones de la vida, y que es responsaiva al influjo de la naturaleza consciente asentada en el ser humano, responsiva y atraida. Es una fuerza que reina en un nivel que hemos puesto “por debajo” de la inteligencia y de la lógica racional. En la Qabalah hebrea, existen asociaciones numerales entre las palabras que representan tanto al León, como a los conceptos de Vibración. Como ya sabréis, las letras hebreas representan a su vez números (como los “números” romanos, letras que tienen valor numérico, X=10. V=5. Etc.) Pues las letras hebreas que figuran en las palabras “Fuerza”, “Severidad”, (gbvrh), “Vibración, estremecimiento” (rvgz) “León” (arih) “Vista” (raih) “oráculo, altar” (dbir) suman lo mismo en cada caso, 216. Los cabalistas usaban esta capacidad de asociar valores numéricos de las palabras con significados ocultos y asociados, de las mismas, desarrollando otro tipo de metalenguaje de un alcance asombroso. Esta fuerza pues, no es otra que la fuerza de vida que se expresa en todas los reinos de la creación, en infinitud de fasers vibratorias.
En esta Clave, es la mujer rubia la que doma al rey de las criaturas, el león rojo. Y lo hace mediante una actitud, sometiéndolo con una guirnalda de flores cultivadas, que simbolizan el deseo cultivado y la imaginación creadora. La propia mujer lleva una corona de flores sobre su pelo rubio, y con un símbolo horizontal del infinito, que en realidad a lo que alude es a la circulación armónica y simétrica de energías e influjos entre los dos hemisferios cerebrales (como sugería el artículo.) La mujer en el Tarot es indicativo y símbolo del inconsciente, personal y colectivo, y la mujer rubia, en contraste con la morena, representa al inconsciente que ha sido fecundado, estimulado, o sugestionado por la actuación consciente. (La morena representa al aspecto inmaculado, virgen, la capacidad de eterna re-impresión y re-fecundación)

El asunto crucial es. ¿Cuál es el lenguaje de la interacción consciencia-subconsciente?

El subconsciente y sus mecanismos gobiernan todas las actuaciones naturales, todas las interacciones celulares, toda la naturaleza vital en la infinitud de su maravillosa expresión. En nuestro cuerpo humano, todos los automatismos que atañen al mantenimiento de la vida, como andar, digerir, respirar, sentir, etc., están gobernados por lo simbolizado por esa mujer rubia. Y lo mismo ocurre en el cosmos. Nuestro subconsciente tiene una serie de pautas por las cuales recibe estímulos conscientes y los procesa, pero… En sus propios términos, en su propio lenguaje. Y resulta que este lenguaje es diferente en cuanto a premisas, mantiene ciertos desfases. Por ejemplo, el subconsciente no entiende de tiempo. Para ella (la rubia) siempre es “ahora,” pero para “él” (la fase auto-conciente masculina), resulta que hay tiempo, (una creación con sus límites), y está acostumbrado a interponer esa magnitud, como premisa falsa, en las relaciones. El subconsciente acepta información en tiempo presente, y a nivel de imágenes mentales alimentadas por un estado emocional. No entiende de mal ni de bien, y tiene la misma capacidad para desenvolver y dar forma en su seno materno premisas que pueden ser erróneas, o verdaderas. Las procesa del mismo modo, de acuerdo a la “Verdad” de las leyes de la Vida, a la “Verdad” de la unicidad y la no separación del todo. Las procesa hasta el punto en que el absurdo reiterado y la contradicción repetida llega a generar crecimientos fuera de fase, como el cáncer, que a la postre no es sino vida sin control, vida que lleva a la muerte. (Por poner un ejemplo del desfase.)
El modelo que plantea la Clave de La Fuerza, y parte del artículo, es el modelo del descubrimiento del lenguaje oculto, del auténtico lenguaje de “las palabras de la Creación”, la auténtica Palabra Perdida de los mitos. Es el modelo de la interacción correcta entre las fases cerebrales consciente e inconsciente, y el desarrollo de sus resonancias universales y globales, dentro del trasfondo de premisa verdadera de unicidad, globalidad e interacción. En realidad, la interacción ya es correcta, y funciona de maravilla. El problema estriba en el tipo de premisas que le suministramos al subconsciente, y en como las suministramos. A niveles personal y colectivo. El subconsciente tiende a manifestar, a gestar, a parir realidades y criaturas de acuerdo a un funcionamiento maravilloso, perfecto, pero la pauta básica que sigue es como LA IMAGEN MENTAL QUE MANTENEMOS DE NOSOTROS MISMOS Y DEL MUNDO EN QUE VIVIMOS, recibida y sostenida en tiempo presente, y alimentada por un tipo de expectativa emocional, y su temperatura. Y es fácil entender qué diferencias existen entre estados positivos, temperados, receptivos, empáticos, tolerantes, optimistas, expansivos, en contraste con los estados constrictivos, reprimidos, egoístas y ensimismados, cerrados a cal y canto, adversativos, etc., y el tipo de criaturas que pueden proveer, y el ambiente de gestación correspondiente.
La palabra perdida. La palabra mágica. El nombre de Dios, inefable, el que no podían pronunciar los rabinos u otros tipos de sacerdotes durante milenios, no es otra que
“Yo soy.”
Ya recordaréis que el nombre de dios en la Biblia, el más conocido, es traducido como “Yo soy el que soy.” Pues esa palabra perdida del lenguaje perdido, sigue siendo entonada día sí y día no. Y aunque no lo recordemos, nuestra querida rubia la oye y la interpreta día sí y día no. Y responde perfectamente… Pero responde “según y como la pronunciamos.”

Tal es así que todos los males del mundo que nos causan sufrimiento, no son otra cosa que el hecho de afrontar las consecuencias de nuestro propio uso más o menos incosnciente, de un lenguaje mágico creador de realidad, una realidad que plasma las contradicciones y las falsedades de las premisas de separación, de falsa identidad individual y colectiva, que estamos proyectando una y otra vez, como si fueran hechizos malignos cuyo alcance desconocemos.
Por eso una de las fronteras más interesantes de nuestra evolución, con sumo interés práctico, es empezar a tratar de comprender ese lenguaje y esas pautas de interacción, y a comprender y asimilar las premisas correctas acerca de lo que somos en realidad, para que sean recibidas en el altar interior, en el oráculo de esa interacción misteriosa y sagrada, entre la dimensión co-creadora del ser humano consciente y la maravillosa naturaleza y sus poderes subconscientes. Macho y Hemnra en el Cosmos y en el Microcosmos. Eso implica un control atento sobre las actitudes mentales y emocionales que mantenemos, por el importante componente sugestivo que suponen, porque, aunque no nos demos cuenta, “ya” le están diciendo cosas y “ya” le están sugiriendo pautas a nuestra naturaleza creadora (y destructora, cuidado…) Y “ella” ya las está gestando y desarrollando, incluso cuando echamos la siesta.
Por esta razón suelo dar tanto la vara con el tema de tratar de evitar concentrarse demasiado en los aspectos negativos de nuestra movida, y tratar de enfocar la atención y la expectativa en modelos, en imágenes, en ideas, de lo que queremos ser, de aquello a lo que aspiramos. Porque, según las leyes de este lenguaje mágico, lo que se crea y se recrea es lo que se mantiene en foco, lo que se sostiene en mente, con su temperatura emocional. Independientemente de que sea objetivamente malo o bueno. Espero que lo entendáis.

Perdón por la extensión.
Abrazos luminosos
Chus
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
lunes, 20 de diciembre de 2010 23:52
Perdonad por la dificultad que entraña leer el artículo debido a sus tecnicismos. No obstante, yo al menos lo practico, no me dejo amilanar ante ningún artículo por técnico, sesudo o por abundancia de tecnicismos que no conozca. Lo leo y dejo que me impregne, vuelvo a leer, siempre encuentro algo que me enganche, y a partir de ese “algo” sigo la idea hasta encontrarme con una palabra cuyo significado no comprendo y que intuyo necesaria para una mayor comprensión del texto. Busco su significado en internet y continuo leyendo, claro que a partir de ese momento ya he introducido algo nuevo que amplía mi conocimiento. No siempre lo entiendo todo, a veces solo una parte, pero esa parte me aporta algo y me inspira hacia otros lugares. Por eso la lectura de casi cualquier cosa siempre aporta. Se trata más de tener una actitud receptiva, que de tratar de entender, asir y controlar el conocimiento. No es necesario hacerlo, nadie nos va a examinar.

Germán, volviendo al contenido, intentaré resumirlo brevemente. La autora distingue dos tipos de pensamiento: el racional, al que estamos habituados y el mediado por el inconsciente, creativo, sensible, inspirador, intuitivo…

El pensamiento racional, como es el que ya conocemos, no hace falta explicarlo. El interesante, el novedoso, es el pensamiento que surge del inconsciente, creando atajos, pensamiento cuya integración con el racional, nos permitirá alcanzar el pensamiento en red, que tal y como explica Chus, no es más que el pensamiento que proviene de ese lugar donde estamos todos conectados, el inconsciente colectivo de Jung, por ejemplo.

Entiendo que para muchos el inconsciente es una palabra difícil de comprender, ya que siempre se nos ha presentado como aquello que no es consciente y si no somos conscientes ¿Existe? Pues si, existe y puede experimentarse. Aprender a desarrollarlo aumentará nuestros niveles de comunicación. Para el inconsciente todo tiene un sentido, las palabras que se utilizan, los silencios, las imágenes que ilustran los artículos, incluso los temas que se proponen, los saltos de un tema principal a otro colindante, los estados de ánimo que impregnan el ambiente… Todo ello es comunicación, pero por vía no racional, sin intencionalidad consciente y por tanto muy eficaz, nos cambia por dentro sin apenas darnos cuenta.
Todos estamos acostumbrados a abordar cuestiones sociales, políticas y económicas desde la racionalidad. El pensamiento racional se mueve cómodamente en las estructuras rígidas, donde cada función esta especificada, donde existe un objetivo y donde a menudo se organiza de forma vertical, por puro pragmatismo. Es cierto, es pragmático, es vertical pero ahoga la creatividad y la individualidad como forma de expresión creativa. Ahoga las emociones, pues son incontrolables y no deseadas por el pensamiento racional. Todo en orden, cada cosa en su sitio, todo con una función, como las células de nuestro cuerpo. Pero ese funcionamiento es una cárcel para el alma, aquella parte de nosotros que conecta con el todo, que se impregna constantemente de las emociones y sentimientos del entorno: ¿Este sentimiento es mío o me lo ha traspasado el otro? Por eso somos cambiantes, oscilantes en nuestros estados de ánimo, aunque hacia afuera queramos mostrarnos para el resto e incluso para nosotros mismos que lo controlamos todo o “casi” todo. El pensamiento racional de control sigue el patrón de ondas beta, el pensamiento inconsciente, creativo, comunicante- en el amplio sentido de la palabra- se mueve por ondas alfa. Las ondas alfa son aquellas que se muestran en las fases preliminares al sueño, cuando no controlamos del todo el pensamiento pero aun mantenemos cierto estado de consciencia. No sé si alguna vez habéis analizado el contenido de las asociaciones libres que se dan en estos momentos, pero es probable que si lo hacéis desde una perspectiva abierta, encontréis interesantes mensajes que provienen de vuestro inconsciente. También se da el patrón de ondas alfa cuando soñamos despiertos, por ejemplo mientras se realiza una tarea rutinaria a la que prácticamente no necesitamos poner atención.

La imagen del artículo fue elegida siguiendo un patrón inconsciente. Fue Chus quién me habló de King Kong, la chica y los dinosaurios. Lo hizo a raíz de la conversación derivada del artículo de Sagrario. Chus se refirió a los dinosaurios cayendo por un precipicio, como la élite financiera, que continúan abriendo sus mandíbulas para devorar a la chica mientras caen al vacio del precipicio. Me fascinó el ejemplo elegido. Le pregunté: ¿Chus, si los dinosaurios son el poder financiero, quienes son King Kong y la chica? Chus hizo una relación consciente entre dinosaurios y poder financiero, pero al elegir el ejemplo de King Kong, inconscientemente nos regaló el mito de la bella y la bestia. Al pensar en el ejemplo, recordé el artículo del pensamiento en red que tenía preparado para publicar y encontré el paralelismo entre los dos. King Kong representaba el pensamiento racional, controlador, potente, masculino y la chica el principio inconsciente, sensible, emocional, creativo femenino. Finalmente King Kong salva a la chica de los dinosaurios, pero la salva motivado por un sentimiento de amor y es precisamente este sentimiento el que permite integrar ambas partes: lo racional y lo intuitivo, lo masculino con lo femenino, la fuerza con el poder del deseo, tal y como ha apuntado Nacho ante mi sorpresa, ya que él no sabía nada del por qué de la imagen a nivel consciente, aunque obviamente se ha comunicado muy bien a nivel inconsciente.

Esto era lo que quería demostrar con esta imagen y mi primer comentario del día. Como una imagen que ilustra el arquetipo de la bella y la bestia, utilizado en nuestra conversación podía comunicar la esencia del artículo.

No hacen falta análisis sesudos, racionales, complejos para encontrar lo fundamental. Estar atentos a las manifestaciones del inconsciente colectivo puede conducirnos por maravillosos atajos en el pensamiento para luego posteriormente ser procesados y analizados por la razón. Esta bella combinación es la que nos acercará al nuevo paradigma del pensamiento en red.

Mediante el desarrollo de este nuevo tipo de pensamiento no serán tan necesarias las estructuras verticales, podremos relacionarnos más fácilmente desde la horizontalidad, respetando la individualidad y disfrutando de la libertad de pensamiento y su manifestación. No necesitaremos controlar a todos los individuos, organizándolos mediante una determinada función, ya que los roles serán mutables dependiendo del momento evolutivo de cada uno y de su esencia. Podremos interpretar las sincronías, los silencios, los estados de ánimo, encontrar atajos, y a su vez podremos encontrar estructuras móviles que se adapten a nuestra naturaleza en red.

No sé si entre Chus y yo hemos conseguido aclarar algo o simplemente es necesario observar la imagen de King Kong en un estado receptivo de ondas alfa y dejaros inspirar.

Un abrazo a todos
carmen cayuela
# carmen cayuela
lunes, 20 de diciembre de 2010 23:53
Gracias Esther.

La foto es una imagen simbólica de lo que Chus acaba de describir, la inmensa, ingenua, tierna y feroz Naturaleza sostiene con infinita delicadeza al frágil y confundido ser humano en un entorno paradisíaco, quizás en una isla del Índico.

Carles, muchas gracias por el rito del solsticio, no voy a estar en casa pero si puedo lo haré.

Un abrazo
carmen cayuela
# carmen cayuela
lunes, 20 de diciembre de 2010 23:57
No había leído tu post, Esther, nos hemos cruzado.
Maria Oliver
# Maria Oliver
martes, 21 de diciembre de 2010 0:18
Bueno, nada que añadir... Había hecho una selección de párrafos con ideas clave, creo, que encadenados trazan, acaso, una línea de co(m)pre(n)sión, pero vuestros comments aclaran la cosa.

Me parece mejor la imagen de la bestia del arcano que le del archigorila, por lo de las imágenes emergentes (que por cierto, he echado en falta los repertorios del historiador del arte Warburg -pero ese es otro cantar y ya están recogidos indirectamente); por aquello de poblar el imaginario de imágenes "positivas" de cara a la poetización (creación, en griego... "hacimiento") de propuestas, soluciones, hechos...

En fin, que Esther y Chus recogen estupendamente la cosa. (No es baladí y creo que es bien interesante la vindicación del psicoanálisis como precursor, para acabar con el extendido prejuicio en su contra, imperante especialmente en pensamientos que se pretenden en red y que no dejan de ser frontereros --pseudonewage, ciertos desarrollos de la gestalt...-- )

entodo caso me parece muy interesante, enriquecedora de aumentar la conciencia sobre lo que en este blog sucede... que no es otra cosa que ese pensar en red... Abogando por una suspensión del juicio (prejuicio), atendiendo a esa escucha flotante que conecta todo... porque
"El concepto de Pensamiento en Red devela un pensar que no es individual ni colectivo sino conectivo, que se da en el espacio intermedio entre un pensamiento y el otro."

Este es un blog de pensamiento conectivo; una apuesta por la vía media... y no, no citaré a confucio...
Pedro Feliu
martes, 21 de diciembre de 2010 0:44
He leído el artículo dos veces. Lo de Chus, lo he leído casi entero. Creo que no entiendo nada.
Escucho mientras escribo una lista de reproducción del itunes y aparece un tema que encontrareis aquí:
http://www.youtube.com/watch?v=KX4jAplZb0Y
sigo sin entender nada, pero llevo los auriculares y la música empieza a rebotar dentro de mí. Nunca me paré a escuchar lo que dice la canción.
No hace falta.
Así que no entiendo lo que leo y soy incapaz de describir lo que me ocurre.
Mientras leo me voy acordando de quien soy.
o quizá no lo recuerdo, sino que me sitúo en quien soy.
La memoria y la música recuperan muchos momentos vividos en los que una energía torrencial encuentra un vacío y se precipita como en cascada. Perdonadme la imagen. Digo se precipita. Mies de conexiones sinápticas que de pronto se frustran, se calientan, se chocan contra un muro de incomunicación.
Tampoco espero que lo entendáis.
Pero sí, mi experiencia del sufrimiento se parece mucho al aislamiento, a la imposibilidad de entender, de explicar, de transmitir una sensación, a la frustración.
Gracias por la luz, espero que alguien escriba algún comentario coherente en este artículo

Un abrazo



Pedro Feliu
martes, 21 de diciembre de 2010 0:54
en el rato que he leía y escribía, veo que ha habido muchos coments....pues ala, a ver si ahora entiendo...
Maria Oliver
# Maria Oliver
martes, 21 de diciembre de 2010 1:01
No sé si esto es respuesta, Pere...

Desde diversas disciplinas aparece la noción de que el pensamiento científico y el artístico pasan de ser sistemas separados a complementarios y entramados. Así vemos que la razón y la intuición, la ciencia y el arte, se revelan como formas complementarias de aprehensión y transformación de la realidad.

Si el mundo viene en formato red y el saber se está integrando en redes, cada vez más nuestro modo de pensar tendrá que ser capaz de instrumentar la complejidad y las diferentes formas de aprehensión del mundo y de las ideas.
El sociólogo Duncan Watts y el matemático Steven Strogatz (Universidad de Cornell, 1998) descubrieron que cuando se agrega un link aleatorio a una red ordenada, se acortan las distancias entre un punto y otro, aumentando exponencialmente la conectividad de toda la red.
Y lo más sorprendente es el corolario de esta ley: cuanto mayor es la red, menos son los lazos aleatorios que se necesitan para mejorar su conectividad total.
El concepto de Pensamiento en Red devela un pensar que no es individual ni colectivo sino conectivo, que se da en el espacio intermedio entre un pensamiento y el otro.

Cuando el pensamiento opera en estado de asociación libre y atención flotante, los estímulos no actúan sólo como generadores de respuestas lineales o reacciones defensivas sino que se difunden por la trama de ideas operando a la manera de una “fuente de inspiración”.
Por oposición, en estado de atención focalizada los estímulos son percibidos como amenazas que incitan a la defensa, cerrando la red del pensamiento.

Pensamiento en Red, a la vez que un modelo teórico, es un método de entrenamiento que integra las diversas formas de conocimiento. Así, la intuición se transforma en aliada de la inteligencia en vez de oponerse a ella. Las emociones no crean confusión sino que refuerzan la certeza respecto de lo que percibimos objetivamente. La creatividad se concreta en realizaciones.

VOILÀ, se trata de atender a cuando uno se encierra en una actitud focalizada... y entrnarnos en el pensamiento en red... Como todo entrenamiento en una nueva disciplina es duro y hay que "perseverar", porque nos entrenamos sin una única tabla de ejercicios y desde la individualidad... cada atleta tiene sus good and bad points, cometemos errores, tanteamos vías....
German  Pinto
# German Pinto
martes, 21 de diciembre de 2010 7:54
Gracias Esther por la explicación,pero sigo diciendo que es muy erudito y técnico,pensado para personas "metidos en materia".Me quedo con lo que ha dicho Carmen y la foto que colgaste:el ser humano indefenso ante la"bestia" inconsciente o nó.
chus
# chus
martes, 21 de diciembre de 2010 8:58
Pere, me ha impresionado mucho tu post. Y la canción de Sting, aunque parece que da bajón, es estupenda.
Te comento algo, incluso pensando que quizá no lo entiendas.
Creo que aún en ese estado en que te rebotan las ideas, se caen las conexiones sinápticas, y no entiendes nada, sin embargo, estás cerca. Cerca de un Yo (tú) libre. Para eso, no hace falta entender, no hace falta cargar con el esfuerzo de asimilar ideas, conceptos, razonamientos, ni tampoco frustración melancólica por el sufrimiento del aislamiento. Incluso ahí hay una puerta, (aunque justo al lado está la puerta de la depre) que le acerca a uno al si mismo libre. Y uno de los dientes de la llave de esa puerta, es eso, el que “no hace falta.” Otro de los dientes es el de la entrega. Surrender.
A mi me pasa que, cuando trato de entrar en un estado de ondas alfa, de meditación, de tranquilidad, lo más difícil que me sobreviene es que no puedo dejar que se vayan las cadenas de pensamientos y razonamientos, la necesidad de explicarlo todo, hasta el mismo hecho de estar dejando de explicarlo todo. Algo se aferra a explicar y al río del pensamiento y de las emociones asociadas. Y veo que me sería útil el poder llegar a ese estado de “no hace falta” o de que me reboten las explicaciones, para poder pasar un rato en la pura mismidad, sin necesidad de explicarla, de referirla, de que siga tratando de arreglar o de ajustar todas las cosas.
Y curiosamente, si alguna vez lo consigo, luego resulta que las cosas casan, fluyen, recobran un ritmo natural, como una canción desplegándose. Es como si necesitara un auténtico reset del sistema, apagar y encender, pero permaneciendo consciente en el lapso entre el apagado y el encendido, estando ahí, sin que nada importe, sin que nada haga falta, ni siquiera la sensación de aislamiento. Solo estando y siendo.
chus
# chus
martes, 21 de diciembre de 2010 9:16
María, respecto a lo que comentas de las "imágenes emergentes", recuerdo que en la tradición donde aprendí sobre el Tarot, se planteaba un origen del mismo, a comienzos del segundo milenio, en una reunión de sabios de todo el mundo que tuvo lugar en Fez. Quizá por la diferencia de idiomas y procedencias, llegaron a un tipo de consenso relativo a la comunicación, que se refleja en el dicho "una imagen vale más que mil palabras." Dichos sabios eran conscientes del trasfondo del planteamiento de artículo comentado aquí. Y se pusieron a la tarea de sintetizar un compendio de imágenes simbólicas que describiesen el funcionamiento de la consciencia y sus interacciones. En el mismo compendio recolectaron, refundieron, aglutinaron y coordinaron detalles del simbolismo alquímico, cabalístico, astrológico, hermético, etc., incluso revistiéndolo con alegorías de la imaginería cristiana y monárquica de la época, configurando así un canon de referencia, un canon de arquetipos que tienen capacidad de impactar y sugestionar al inconsciente, porque hablan en su idioma, el de la imagen. No hace falta ni siquiera procesarlo analíticamente, ni esforzarse en entenderlo. Solo asimilarlo y dejar que opere. Dicho canon es como un sistema de armonicos en el plano simbólico. Afinan y entonan por simpatía inconsciente. De hecho, las prácticas implican observar y dejarse ir manteniendo el enfoque. Incluso gran parte de las prácticas colaterales de adivinación precisan de esta premisa.
chus
# chus
martes, 21 de diciembre de 2010 9:24
Germán. Yo creo que precisamente es al revés :-)
Es la bestia la que está indefensa ante el ser humano.
En la raiz de la bestia, y más en este caso, precisamente lo que hay es Amor.
No puede evitarlo, es más fuerte que si mismo en toda su fuerza. Y dará su vida para preservarlo y protegerlo.
Que me perdonen la blasfemia, pero es casi como el Cristo Animal, el pobre King Kong.
En la raiz de las expresiones de la Naturaleza y de su tremendo poder vital, aunque tantas veces se exprese como aparente crueldad, pugna un impulso que es básicamente el Amor de la Vida por Ser, por seguir siendo. Y es la raiz de todas las conexiones. Es un impulso incomprendido que no sabemos expresar en nuestra consciencia aún infantil, pero que sigue siendo el motor básico. Y es también la raiz, el corazón, de todas las redes.
Eduardo Martinez
martes, 21 de diciembre de 2010 11:20
Aunque no entre en el fondo de la cuestión, si me gustaría aportar algo para aquellos que indican que no entienden lo que intenta expresar la autora del artículo.

Es normal. No anormal. Nuestros conocimientos son limitados y no podemos pretender entender de CUALQUIER COSA.
Los que hemos hecho cursos de Lectura Rápida tenemos la explicación racional para no preocuparnos de lo que no entendemos. La Lectura Rápida pretende que saquemos el grano de cualquier lectura, porque está rodeado de paja. Unas veces paja innecesaria, por la que transcurrimos deprisa sin masticar las palabras ni las oraciones que no entendemos (por lo tanto, no nos interesa, en principio) y paja que nos puede ayudar a comprender el mensaje. Aquí vamos con menos prisa para intentar que se nos quede lo que leemos en el subconsciente. Este es el término que generalmente utilizan los psicólogos y no el de inconsciente. Según la RAE subconsciencia es:
1. f. Estado inferior de la conciencia psicológica en el que, por la poca intensidad o duración de las percepciones, no se da cuenta de estas el individuo.

Eso no quiere decir que no entren en nuestro interior. En realidad, según los psicólogos, recibimos muchas más entradas (inputs) al cabo del día en nuestro subconsciente que en nuestro consciente. Aunque no nos demos cuenta de ello. Eso pasa cuando leemos una parte mientras que estamos pensando en otra cosa. En la Lectura Rápida nos enseñan que no volvamos atrás, ya que aunque nuestro consciente no se haya enterado, nuestro subconsciente sí.

Resumiendo: No hace falta entender una cosa para que tenga sentido para nosotros. Si nos interesa, se quedará en el subconsciente, en la memoria a largo plazo. Si no nos interesa, al final de nuestro sueño se borrará como hacemos con la Papelera de Reciclaje. En otras palabras, por favor no nos preocupemos por aquello que no entendemos. Y mucho menos nos frustremos porque haya otros que lo entiendan.

Friendly greetings, Edward Martin, Angloandalú
Lali
# Lali
martes, 21 de diciembre de 2010 11:49
Buenas de nuevo: como a Chus, se me borró ayer por la tarde el comment y análisis de tu escrito Esther...así que pillando el toro un poco de lejos y con los nuevos posts pues eso ...
Ahora le robo un poco de tiempo al consumismo para unirme un poquillo al debate..especialmente porque el tema de los golfistas me tocó de cerca...jugué al golf durante mi matrimonio y llegué a un buen hándicap. Como provenía del mundo de la competición, o sea, gana el que se mete en alfa más rápido y trasciende, por así decirlo, los dolores y limitaciones físicos poco importantes...incluso hay momentos en que la conciencia se expande más y se halba del estado theta...tan profundo como el del sueño...
Es un poco lo que me falta en los análisis de temas tan mentales Esther: más carne, más cuerpo, más Reich y la bioenergética....me fascinan tanto Freud como Jung como Lacan (conozco menos), que revolucionan la manera de pensar del ser humano sobre sí mismo...luego andar la vida encarnad@s en un cuerpo es arena de otro costal...
Eduardo, me encanta tu definición sobre el subconsciente...sí...es más o menos así ...sólo que uno puede excusarse en el subconsciente y echarle la culpa, o asumir la responsabilidad del propio subconsciente y arremangarnos...cada cual elige...
Me lo guardo para la biblioteca particular Esther. Un lujazo lo que sabes.
Vuelvo con una lectura más a fondo de los comments...chus confieso que ni en diagonal me he atrevido con el tuyo ;-)))

me ha parecido ver a Carles corriendo por el fondo??
saludos
German  Pinto
# German Pinto
martes, 21 de diciembre de 2010 12:02
Una sugerencia,podriamos volver a articulos de los problemas relaes del país?Con todos mis respetos ,pero con la que está cayendo y "éstas florituras",que no digo que no tenga importancia,pero es un tema a mi modo de ver menor a lo que ahora mismo agobia a la gente.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
martes, 21 de diciembre de 2010 15:47
Germán, estamos en los días pre navideños y encima tengo un par de videos de Carmen y Sagrario, además de un artículo de Angel Luis que nada tienen que ver con los problemas economicos que nos envuelven. Estan relacionados con los sentimientos y enviados a la página con el propósito de vivir estos días la esencia de la Navidad, periodo de Paz y Amor.

De todas formas, a petición tuya mañana colgaré un artículo de Pere Feliu muy duro. Prefería dejarlo para la próxima semana, pero prefiero atender a las demandas de los que colaborais, es mejor estar en sintonía con vosotros.

Un abrazo
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
martes, 21 de diciembre de 2010 15:52
Eduardo, los términos inonsciente y subconsciente se refieren a estados distintos de la consciencia. No son sinónimos.

Tengo colgado en la página un artículo sobre este tema: "La teoría del inconsciente: Freud y Jung". En él se explica la diferencia entre los dos términos:

"Se sabe que algunas memorias son más asequibles a la conciencia y emergen cuando se necesita o incluso espontáneamente. Hay también grados de accesibilidad. Algunas veces tenemos que buscar en la memoria y hacer un esfuerzo para traer de vuelta lo que la memoria ha preservado. No hay, sin embargo, ningún obstáculo absoluto que impida que tales datos regresen a la consciencia. A la región de la mente que contiene esas memorias Freud la denominó "subconsciente", mientras que de los datos ordinariamente inaccesibles dijo que se volvieron "inconscientes" o que se ubicaron en el "inconsciente"."

http://www.crisiseconomica2010.com/AprenderconlosBlogs/tabid/58/articleType/ArticleView/articleId/383/La-teoria-del-inconsciente-Freud-y-Jung.aspx
chus
# chus
martes, 21 de diciembre de 2010 15:57
Nuestro proyecto va dirigido a encontrar nuestro valor como individuos para comprobar el propio poder y conectarlo entre todos a modo de red.
¡Algo absolutamente nuevo puede emerger!
El nuevo poder de la sociedad civil

Lo he leído en una web muy enrollante...

Por cierto, aprovecho la ocasión para enviar de todo corazón, y osando hacerlo en nombre de todos los participantes y lectores de crisis2010, un sentido y agradecido abrazo para nuestra Angel de la Guarda MARTA SOLER

(Marte y Sol en la sala de máquinas, casi nada)
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
martes, 21 de diciembre de 2010 16:03
¡Vaya Chus! ¿Sabes que en la carta astral de la página confeccionada el 24/11/2008, el sol esta conjunto a marte? Los dos planetas están juntos, uno al lado del otro.

Yo también quiero enviar un sentido y agradecido abrazo a Marta Soler.
chus
# chus
martes, 21 de diciembre de 2010 16:14
¿...Cómo era la cosa...?
¡Ah si!
Pensamiento en red.
Más sencillo, agua.

Bueno, ¿Y ahora qué?
¿Pasapalabra y de vuelta a los reflejos de la sombra?
Me da que sí, por muchas cartas que salgan de la baraja...
Esa tampoco es la aforma de mi corazón.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
martes, 21 de diciembre de 2010 17:23
Necesitamos encontrar el equilibrio entre la luz y la sombra Chus, porque estamos hechos de luces y sombras. Buscaremos el equilibrio, no te preocupes.
Lali
# Lali
martes, 21 de diciembre de 2010 22:05
Uff llego tarde amig@s, por fin puedo parar delante del ordenador de nuevo a intentar pasar el mensaje...ya van dos que se me han escapado delante de los ojos...Pedro ánimo que como dice Chus estar tan cerca del no entiendo es una gran oportunidad....y encima en el cambio de estación...ánimos que todo pasa...la canción es melancólicamente genial gracias por colgarla.
Releyendo los post y atreviéndome sobre todo con el de Chus, ¿qué más se puede añadir? Caviar en palabras, aunque a veces sabe demasiado a pescado..
Esther, el tema del golf y los estados alfa beta lo conozco un poquillo. Como fui deportista profesional he experimentado estos estados de conciencia diferentes, que a veces o casi siempre se denominan estados alterados de conciencia. He trabajado además, bastante a fondo, con el chamanismo de la Selva Amazónica. Cuando fui deportista no entendía qué me pasaba. Ahora, 25 años después, comprendo más cosas. Además, en mi época de veinteañera estaba de moda el método Silva de control mental basado precisamente en entrar en alfa y theta, pues parece que todavía existe otro estado más profundo que el alfa, que equivaldría al subconsciente, quizás el theta al inconsciente colectivo....son estados meditativos tan intensos que la frecuencia energética cambia. En squash resultaba muy fácil...toda una sarta de intensos e intensas, l@s squasheros...en 60 segundos el corazón dobla pulsaciones...no sé si alguien lo ha probado...
A lo que iba....Chus o Carmen, os parece relevante que la carta 8, la fuerza, en el tarot de Marsella es la 11?
Me guardo el artículo y los comentarios en el archivo SEMITOCHOS CE2010....ei pero nos vamos depurando....el 2011 viene geniaaaal.
saludiños pues
chus
# chus
martes, 21 de diciembre de 2010 22:27
Una de las posibles razones para el cambio de lugar en la serie es que La Fuerza (clave 8) corresponde a Leo y La Justicia (11), a Libra, como resulta evidente por el simbolismo respectivo . Así se respeta la secuencia zodiacal en su orden.
Nacho
# Nacho Rivera
martes, 21 de diciembre de 2010 22:48
Las teorías de Piaget, Maslow, Freud (gran desconocido), Carol Gil ligan, Howard Gardner, Susan Cook, Robert Kegan, Aurobindo, Gebser... Las habéis tirado al retrete... Y os vais de golpe al pensamiento intuitivo... Ahí es nada... Vamos que aprenderemos a volar antes que a caminar, rompiendo todas las leyes de la evolución...

Germán es un santo y tiene más razón que éste. Trabajo y trabajo... Un nazi también puede tener pensamiento intuitivo, lo que pasa es que sus intuiciones estarán basadas en su universo etnocéntrico, en su moral etnocéntrica...en su comprensión etnocéntrica. El ser humano pasa por unos estadios que son fundamentales para su desarrollo... Los chakras, por ejemplo, son una buena muestra, una jerarquía imposible de saltarse... Hay iluminaciones muy peligrosas.

La intuición surge una vez superado e integrado el cuerpo y la mente. Para ello debemos antes haber integrado la sombra y el yo en un ego sano y luego dar el salto hacia el estado del centauro (mente-cuerpo) A partir de ahí entramos en estados sutiles...etc, etc.... Todo lo demás son milongas que consideran al cuerpo un ordenador biológico listo para apretar un botón y "ya tenemos intuiciones..." La cultura de la pastillita... O "me leo un libro new age y me transformo en una mente transracional y muy espiritual". Lo siento, no funciona así... Otra cosa es tener un estado (no estadio) alterado de conciencia puntual por algún motivo traumático, o la ingesta de alguna droga psicotrópica, algunas técnicas de respiración holotrópica, esfuerzos prolongados deportivos...etc. Pero será algo transitorio y sin un nivel cognitivo adecuado no sabremos interpretarlo correctamente, lo cual si eres seguidor de Hitler, verás a un Dios con bigote y muy blanquito de cara... Si eres un seguidor de Gaya, verás a la gran Madre...etc. Si eres muy racional y cartesiano, verás al relojero universal...

Me preocupa que nuestros niños sean unos ignorantes incapaces de entender la cabecera de un diario (estudio reciente en jóvenes menores de 25 años) Pero más me preocupa la infantilización de los adultos...Que confunden lo transracional con lo preracional. Si queremos estar conectados deberíamos de empezar por interpretar un mismo lenguaje (significantes, significados) compartido. De lo contrario estaremos conectados pero incapaces de entendernos... Lo cual no es suficiente para comenzar un proyecto en común viable y duradero.

Hacer la prueba y observar vuestro cuerpo, comiendo, andando, hablando...En seguida os daréis cuenta de dos cosas: lo rápido que os olvidáis de él, y lo mecánicos que somos... Nos hemos olvidado del cuerpo y lo hemos abandonado por la mente... Y esta mente parlanchina tampoco nos deja pensar con claridad...nos nubla el momento presente, se interpone con la realidad... La intuición no puede surgir en tal escenario... Por otro lado fijaros en la mente y en todo lo malo que veis en los demás...analizarlo, observarlo cada día y os iréis dando cuenta que la gran mayoría son proyecciones de todo lo que no os gusta de vosotros y habéis reprimido. Habéis convertido el yo que no os gusta, del cual no sois capaces de asumir y afrontar y lo habéis convertido en la segunda o tercera persona. Ahora esos problemas los hemos trasladado a los demás. -Yo soy muy compasivo, es imposible que esta ira sea mía... -Soy el único compasivo y todo el mundo es jodidamente iracundo...

El trabajo es largo... Pero no nos saltemos pasos...nos estaremos equivocando...

El Buda decía: "yo no hago nada, sólo enseño el camino, pero la gente no suele hacerme caso... El camino está ahí sólo hay que caminarlo...

Abrazos a tod@s.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
miércoles, 22 de diciembre de 2010 0:04
Perdona Nacho, pero creo que no nos estamos entendiendo. Este artículo habla de un nuevo pensamiento surgido del psicoanalisis y el psicoanálisis implica un trabajo personal muy profundo, donde se integran las sombras y por ende el ego disminuye considerablemente. Te convierte en un mejor ser humano, más en contacto con tu esencia. A partir de ahí es más facil conectar con el pensamiento intuitivo. No he entendido porque dices que nos estamos saltando pasos, quizás simplemente los pasos los demos en un orden distinto al tuyo y ya sabes como va eso de las libertades y las individualidades...

Como Mujer Intuitiva, puedo asegurarte que no es necesario leer tantos libros, ni conocer tantos autores, ni seguir un recorrido espiritual determinado para alcanzar esa sabiduría que implica el conocimiento profundo de uno mismo y el poder acceder a otros niveles de percepción que conducen a la vivencia de que todos estamos conectados y que por ello podemos acceder a diferentes modelos de comunicación entre nosotros diferentes a los que nos presenta el pensamiento racional.

La comparación de este modelo de pensamiento con la de un nazi intuitivo me ha parecido totalmente fuera de lugar. Implica un ataque innecesario, donde no se muestra el respeto hacia el diálogo que hemos estado llevando. Percibo agresividad en tu discurso y no entiendo por qué.

Si quieres que hablemos del incosciente, del psicoanálisis , de Freud,Jung o Lacan, estaré encantada de hacerlo Ofréceme ejemplos concretos con los cuales no puedas estar de acuerdo, pero por favor no digas que este artículo y sus comentarios posteriores son: Todo lo demás son milongas que consideran al cuerpo un ordenador biológico listo para apretar un botón y "ya tenemos intuiciones..."

Prefiero decírtelo yo, antes de que tu lo intuyas. Me he sentido herida con tu comentario. Posiblemente estaba en un estado emocional hipersensible, sintiéndome conectada con las personas que participaban y al leerte he sentido como si me devolvieran a la cruda realidad de golpe.

Supongo que habrá sido el eclipse y la luna llena... espero.
Un abrazo formal
chus
# chus
miércoles, 22 de diciembre de 2010 0:26
"Analizarlo.... Obervarlo cada día... Todo son proyecciones de todo lo que no os gusta y habéis reprimido."
De acuerdo, Nacho ¿Te incluyes? ¿Y valdría incluirte en este caso?
La conexión existe siempre. El lenguaje también, aunque no sepamos sus términos. Pero a pesar de que no se llegue a un estado de completa integración, de que no se superen los pasos o los estadios o las etapas que conducen presuntamente a la "iluminación" o como quieras llamarlo, (he oido de casos en que simplemente "se daba", o incluso de graves estados depresivos), está a nuestro alcance percibir experiencias de la expresión de esa conexión y de ese lenguaje indescifrable aún. Aquí mismo hemos tenido más de un ejemplo de sincronías entre personas que no se conocen ni de vista. Claro que todo es cuestionable, rebatible, e inaceptable, solo hace falta ponerse en esa disposición y darle las riendas al cuestionador intelecto y a sus ondas. Y eso nos ha pasado "en el camino."
Y claro que funciona igual para un nazi, y que éste proyectará sus complejos de nazi, y aprovechará esa capacidad de comunicación extraordinaria y ese poder de sugestión, cuyas leyes llegaron a conocer, y a experimentar con nefasto éxito. Las mismas leyes las están experimentando desde hace años en el ámbito de la publicidad y de la manipulacion de masas. ¿Por qué no habríamos de dar un poco de crédito, con lo que nos gusta habitualmente?

Y claro que será transitorio, y sin nivel cognitivo adecuado, pero son pasos. Pasos en el camino, un camino nuevo que incluso la ciencia o la razón empiezan a entrever, como en el caso del artículo. ¿Por qué no dejar un poco abierta la puerta? ¿Qué nos queda por perder? ¿Una razón que solo nos separa y que nos limita las esperanzas a nada que la usemos?

Yo tengo en la memoria un par de experiencias relativas a la percepción de la unidad. Y no creo que haya completado la jerarquía de los chakras. Pero están ahí. Cuando trato de explicarlas, me doy cuenta de que recurro a la mente, y que la explicación no es satisfactoria, no transmite, solo indica, porque la experiencia en sí y el convencimiento que proporciona solo sirve directamente para el experimentador. Puedo poner en palabras que una vez sentí algo intensa e inequívocamente, como el rumor de la Luz de todo en todo, la presencia de su continuidad en todo, pero solo son palabras.
Como dices, "no sabremos interpretarlo correctamente." Pero ahí estará, aunque no valga ni la interpretación, ni la transmisión. Como el camino, está ahí, lo sepamos intepretar o no, lo neguemos o lo aceptemos.

Dices "estaremos conectados, pero incapaces de entendernos." Pero ¿es que realmente nos entendemos, en este estado actual de premisa de desconexión y separación? ¿Realmente nos comunicamos, o solo nos comunicamos con nuestros reflejos?
Dices que "no sería suficiente para empezar un proyecto común y duradero." No creo que nos vayamos a convertir en un experimento de alcance, como cobayas sicológicas o espirituales, pero si creo en que en el camino que recorremos juntos se pueden mostrar evidencias, flashes, experiencias puntuales, que supongan un atisbo de que existe otro modelo de comunicación, de integración, en el que nos movemos. Invisible como el aire que respiramos. Y más aún, que la existencia de ese modelo y sus cualidades, a medida que se presentan, es opuesto al que se suele aceptar y practicar en los modelos de comunicación que frecuentamos, un modelo de separación, de aislamiento, de confrontación de egos, incapaz de rendirse o entregarse a una fase de comunicación que desnuda y disuelve esos egos que tanto se resisten, un modelo en el que el intelecto, la razón y la tiranía del ego funcionan coordinados para mantener una vieja coartada, que se verifica en tantas y tantas proyecciones.

Más de una vez hemos observado que nuestras mentes han generado contenidos en paralelo, en sincronía, a posteriori, sin planteárnoslo, quizá porque de haberlo hecho, no hubiera salido. Y han surgido para sorpresa, sin esperarlo ni preverlo. Ha salido al paso.
Te preocupa la infantilización de los adultos. Igual sí me entiendes que te recuerde que alguien dijo que había que ser como niños para ciertas cosas, o que ese es uno de los estadíos jerárquicos que hay que superar. Recuperar algo que la presunta madurez ha velado con la importancia de su diálogo interno y de sus identificaciones laboriosamente construidas en forma de ego sólido e incuestionable.
Afortunadamente, y a pesar de todo, y efectivamente, el camino está ahí, y solo hay que caminarlo.
Abrazos luminosos
Chus
Nacho
# Nacho Rivera
miércoles, 22 de diciembre de 2010 12:59
Tú lo has dicho Chus, el ego...Y ese es un largo camino que debemos de superar para comunicarnos... Y da igual la herramienta; el lenguaje y las palabras son muy útiles, pero simplemente reflejan el ego que tenemos...Sin ese ego, las palabras son pura dicha... Luego, ya veremos. Las palabras del Buda no eran las palabras de Hitler... Pero la sintaxis era la misma...el medio era el mismo. Pero el alma, la persona, el ser que las pronunciaba eran muy distintos.

Las sincronías y los pensamientos paralelos se deben a que compartimos un blog, un bagaje intelectual(básico), una longitud de onda...Raro sería que no coincidiéramos en éstos. Pero no tiene nada de intuitivo, aunque sí es muy bello...por supuesto.

Abrazos luminosos.
Nacho
# Nacho Rivera
miércoles, 22 de diciembre de 2010 13:07
Esther la libertad no tiene nada que ver... Para aprender a hacer operaciones matemáticas complejas se necesita aprender previamente a leer, luego a escribir, luego a sumar, restar... No es una cuestión de creencias, libertades o democracia...

El ojo de la carne, el ojo de la mente , el ojo de la contemplación.

Siento que tus proyecciones te lleven a pensar que en mi comentario hay mala fe... Si dudas de mí, estarás simplemente dudando de ti... Tienes todo mi amor y cariño, ya lo sabes.

Nacho
# Nacho Rivera
miércoles, 22 de diciembre de 2010 13:16
La cruda realidad es la única que nos transportará ha estados más evolucionados. La cruda realidad te llevará a aceptar el sufrimiento, para después con mucho trabajo trascenderlo. Y no cejaré de dar golpes con la caña de bambú hasta que seamos capaces de ver la Realidad.

La cruda realidad es el primer paso, y el nexo de unión con todos los seres humanos.

Un abrazo.
chus
# chus
jueves, 23 de diciembre de 2010 13:55
Nacho, lo de los golpes de la caña de bambú, me recuerda a la monja de los Blues Brothers (¿te acuerdas?) En esa escena en que acuden a visitar a su antigua maestra, y cuando uno suelta una palabrota, la monja ("el pingüino", para ellos) le atiza con una vara o una regla, y al soltar otro disparate por el dolor, vuelve a recibir, y así les da una-zurra-en-bucle, palabrota/latigazo tremendamente divertida... Algo tiene que ver con la cruda realidad...

Puede que no sea algo intuitivo el tema de las sincronías, etc., pero al menos creo que si que es testimonio del estado de conexión real que aún no sabemos manejar conscientemente; una pista.
Por lo demás, contigo Tomás.
Ah, y faltaba un ojo: el del corazon.
Abrazos luminosos
Chus
Nacho
# Nacho Rivera
domingo, 26 de diciembre de 2010 12:19
A ver si soy capaz de explicarlo.

Gracias Chus por tus palabras, palabras que son símbolos que mediante una "intuición directa" se convierten en datos comprensibles por el ojo de la mente (intelligibilia). Sí, una maravillosa intuición (así lo de denominan los lingüistas) que nos brinda la posibilidad de entendernos. Algo que ha tenido que suceder después de millones de años de evolución, ¡un increíble milagro!, que ya de por sí es fascinante. No es necesario envolverlo de espiritualidad para que así lo sea. Pensarlo.

Kant, a la aprehensión directa de datos con el ojo de la carne (sensibilia) lo denominaba intuición.¡¡¡ Y es un milagro!!! Es algo maravilloso que un montón de electrones danzando en un universo vacío se convierta, mediante nuestra aprehensión directa, en un árbol, una flor, una cara bonita...una sonrisa. Y no es espiritual, pero no deja de ser maravilloso, algo sorprendente...

Luego entraríamos en trascendelia, en la recogida de datos por parte del ojo del corazón, el ojo de la contemplación, la intuición espiritual. Algo que no se puede aprehender sin dominar ese ojo. La meditación, el tao, el dhamma...

Y lo que solemos hacer es confundir intuiciones, y llamar espiritual a cualquier cosa que surja de sensibilia o de intelligibilia. Pero no por ello dejan de ser maravillosas intuiciones... Llevamos 2 años de blog envueltos en ese maravilloso milagro. Y sólo con las palabras. Es mágico. Motivo de alegría no de tristeza.

El cientifismo lo reduce todo a sensibillia, y cualquier cosa que no pueda ser aprehendida con el ojo de la carne no es real. El "newageismo" suele creer que todo es aprehendido por el ojo del espíritu, aunque esa espiritualidad simplemente sea mental y/o sensorial. Elevan lo sensorial y racional a los reinos del espíritu. Cayendo en lo que denomino, aldeanismo espiritual.

Esther, que seamos capaces de entendernos, discutir o simplemente comunicarnos es y debería ser, motivo de alegría y celebración. Un ya de por si, milagro.

Abrazos.
Esther Ibáñez
# Esther Ibáñez
domingo, 26 de diciembre de 2010 23:02
Claro que es motivo de alegría y celebración el hecho de comunicarnos e intentar entendernos. En eso estamos completamente de acuerdo.

Y aunque abogo por el acercamiento de posturas encontrando un nexo de unión, en este caso no voy a ceder. No acepto que digas que intentamos aprender a volar antes que a caminar, ni que nos estamos saltando pasos.
Tu visión sobre como alcanzar mayor consciencia, es tan válida como la de cada uno los que estamos aquí presentes. Y eso no tiene nada que ver con el "new age", que yo considero una pura comercialización barata de una necesidad de trascendencia, tiene que ver con las experiencias vitales que cada uno lleve en su interior, acompañado o no de diferentes tipos de lecturas, acompañado o no de la compañía y la visión de otras personas.

O sea, que "Todos los caminos conducen a Roma" y todos deben ser respetados, lo importante es caminar y tener la intención de dirigirse al destino.

No hay nadie que este en posesión absoluta de la verdad, por muy leído, ni por mucha iniciación en diferentes caminos espirituales, conducidos o no de maestros. Esta forma de juzgar a los demás me recuerda demasiado a la estructura patriarcal a la que estamos acostumbrados: Yo arriba, tu abajo, Yo más, tú menos, Yo no me salto pasos, tú te saltas pasos...

Todos podemos aprender de todos. Yo, por ejemplo, aprendo mucho de los niñós. En ellos habitan todavía verdades universales y jamás se me hubiese ocurrido pensar que se estan saltando pasos, ni que estan intentando volar antes que a caminar. Simplemente estan más en contacto con su esencia que los adultos.

Quizás tengamos que desaprender lo aprendido para continuar evolucionando.

Un abrazo
chus
# chus
miércoles, 29 de diciembre de 2010 11:41
Nacho, te cuento que, respecto al rollo que largué sobre la Clave 8, La Fuerza, relacionándo el arcano y su simbolismo con el lenguaje oculto y las interacciones entre la consciencia y el subconsciente, añado ahora una vieja asociación cabalística relativa a este arcano. Creo que es un antiguo tratado cabalístico, el Sepher Yetzirah, (El Libro de la Formación), el que atribuye una forma de "inteligencia" a cada arcano o Sendero del Tarot. Si, cada arcano se convierte en un Sendero en el Árbol de la Vida. Aquí, la atribucion es "La Inteligencia del Secreto de todas las Actividades Espirituales." Y el secreto que encierra esta atribución no puede estar más cerca de la superficie:

Todas las actividades son espirituales. Y punto. (Punto y seguido, que tiene consecuencias de intenso contraste)

En nuestras categorías intelectuales, querámoslo o no, tenemos un amplio márgen de atribución de respeto y de importancia hacia lo "espiritual", un espectro bastante escalonado. E igual resulta que es justo al revés, que donde más espíritu buscamos o esperamos, más ilusión percibimos y reiteramos, y donde menos lo advertimos, es allí donde está bullendo y burbujeando su actividad, en primera línea.

La vivencia de la realidad, pura, dura, y cruda, es espiritual en el grado más elevado que podemos consagrar y considerar. Un engaño que arrastramos colectivamente desde hace milenios, es considerar que el espíritu se constriñe a los templos, a las doctrinas, a los dogmas, y delegar en sus administradores nuestra interlocución. Así nos luce el pelo... O que se constriñe la relación al terreno de nuestra meditación personal en alguno de nuestros retiros cotidianos, en tiempo y o espacio.

El desafío es afrontar la realidad del momento como la pura expresión del espíritu en todo nuestro ser y en el de todos los seres, con una mentalidad orientada a la consagración, es decir, a considerar sagrado, espiritual, puro, maravilloso, cualquier momento y cualquier expresión de esa energía solar (leo) subyacente expresada por el arcano de la Fuerza, cambiando así la oscura premisa que estamos acostumbrados a mantener, esclavizados como Atlas a sostener sobre nuestros hombros la descripción de un mundo catalogado y aceptado como "material", infernal, pesado, denso...

La búsqueda de ese Espíritu en todas las actividades, en todos los momentos y lugares, y la consagración que ello supone, es lo mismo que "buscar el Reino de los Cielos." Lo demás, se recibe como añadidura.
Abrazos luminosos
Chus
Nacho
# Nacho Rivera
miércoles, 29 de diciembre de 2010 21:43
Es curioso que esta frase "Esther, que seamos capaces de entendernos, discutir o simplemente comunicarnos es y debería ser, motivo de alegría y celebración. Un ya de por si, milagro." Sea interpretada como una forma de imponer mi verdad. Yo sólo veo mi opinión.

Un abrazo.
chus
# chus
jueves, 30 de diciembre de 2010 11:13
Nacho, no veo que se interprete que intentes imponer tu verdad. Incluso al principio del comentario, Esther te dice: "Claro que es motivo de alegría y celebración el hecho de comunicarnos e intentar entendernos. En eso estamos completamente de acuerdo."
Creo que lo que no acepta es que no aceptes, creo que le toca en determinada fibra (con reminiscencias paternales autoritarias) y salta para que tu opinión sea "integrable e integrante" en lugar de lo que yo llamaría "el refugio en la propia opinión para no tener que condescender o mezclarse."
Quiere aprender de tu niño, pero encuentra un padre que lo tiene a raya. (O que le raya :-) Y por eso resulta más difícil acceder a la verdad en tu opinión (que la hay.)
Abrazos psicológicos aldeanos.
Chus

No me toméis muy en serio, es que me estoy preparando para hacer un programa consultorio sicológico en intereconomía.

Post Comment

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Temas                        
    
Autores
Alberto D. Fraile Oliver (4)
Alfredo Astort (2)
Andrea Sydow (1)
Angel Luis Alonso (48)
Aníbal Covaleda (2)
Anna Mercadé (2)
Anónimo (1)
Antonio de Miguel (1)
Arnau Rebés (1)
Arturo Escartín (1)
Axelle Vergés (2)
Betzie Jaramillo (1)
Blanca Muñoz (2)
Carles Nebgen (20)
Carlos Guerrero (2)
Carlos Sánchez (29)
Carmen Cayuela (17)
Carolina T. Godina (6)
Casimiro López (3)
Chus Santisteban (10)
Congreso de la Sociedad Civil (2)
Conxita Tarruel (2)
Cristina Andreu (3)
Cristóbal Cervantes (32)
Daniel Alarcón Zwirnmann (1)
Daniel Zaragoza (5)
Eduardo Martínez (1)
Eduardo Vidal (8)
Maria Oliver (46)
Eric Jökin (2)
Esther Ibañez (173)
Fady Bujana (2)
Felipe G. Coto (1)
Ferran Caudet (1)
Francisco Rubiales (4)
Gabriel Gutierrez (27)
Gabriela Germain (4)
Germán Pinto (7)
Gloria Rebolledo (2)
Gonzalo Aliaga (1)
Henry Fuerniss (2)
Ignacio S. León (1)
Ignasi Alcalde (2)
Jaime Izquierdo (1)
Javier Monserrat (4)
Javier Arias (5)
Javier Cejudo (1)
Javier Segura (1)
Joan Martí (6)
Joaquim Braulio (3)
Jordi Pigem (6)
Jorge Arráez (2)
Jorge Ramos (8)
José María Hernández (29)
José Carlos García Fajardo (1)
Josep Crusellas (1)
Josep Puig (1)
Juan Carlos Ferrando (4)
Juan Trigo (34)
Julian Prieto (1)
Kico (5)
Koldo Aldai (29)
Lali Valls (6)
Mª Dolors Oller (3)
Manuel Ángel García (1)
M.Vilaseca (2)
Manuel Delgado Ruiz (1)
Miguel Á. Ortega (5)
María Rodríguez (2)
Mario Conde (1)
Marisol Ramoneda (1)
Rafael J. Rodriguez Sanchez (2)
Mesas de Covergencia ciudadana (1)
Miguel A. Delgado Gonzalo (3)
Miguel Angel Múgica (3)
Miguel Haag (2)
Nacho Rivera (25)
Oliver Style (1)
Pere Feliu (6)
Gabriel Fernandez (12)
Principia Marsupia (10)
Rafael Cobo (1)
Sagrario Alia (1)
Sagrario Arana (25)
Santiago Salcedo (2)
Santiago Villar (36)
Sebastian Corradini (1)
Sergio González (18)
Toni Pons (4)
Vicenç Fulcarà (2)
Jose Luis Montes (2)
Walter Trujillo (3)
Xavi Martín (59)
Yago Sobrevías (1)
    
Fechas